domingo, 19 de octubre de 2014

Crítica de Ninja Turtles: Un nuevo comienzo con el sello de Michael Bay


Como podéis ver en el cartel, las tortugas mutantes más famosas de la cultura popular han cambiado un poco desde su última y más recordada aparición en el cine, allá por 1990. Ahora Donatello, Leonardo, Michaelangelo y Raphael saltan de nuevo a la pantalla grande pero esta vez (ya sin la mano de Jim Henson) bajo la técnica de motion capture. Para la ocasión, hemos enviado a nuestro colaborador, Álvaro Moral, a que nos cuente qué le pareció esta nueva vuelta de tuerca del famoso cómic de Peter Laird y Kevin Eastman.


Ninja Turtles 
por Álvaro Moral

Vayamos al grano, el reeboot de Ninja Turtles proporciona al espectador el mismo placer que una montaña rusa de las buenas. De hecho, la gran secuencia de acción (de la buena repito) es una pelea mastodóntica en la que un camión y varios coches descienden la ladera nevada de una montaña a toda velocidad durante 15 minutos. Pero en este parque de aventuras que es la película de Jonathan Liebesman (Ira de titanes), tutelada y producida por Michael Bay, (por cierto, ¿para cuándo el anuncio del cross-over entre Ninja Turtles y Transformers?) y todo su equipo de animación, FX, captura de movimiento... tendríamos también otras atracciones. Por ejemplo, cualquier pelea ninja podría ser esa atracción llamada la lanzadera, en la que te sientas y das vueltas sobre un eje subiendo y bajando. Hay también escenas que recuerdan a un túnel del terror repleto de sustos (las que se desarrollan en el underground de NY). Y como broche de oro tendríamos la batalla final de la que no me explayaré por no desvelaros nada.


Cómo hemos cambiado...
En mi opinión, la película toma la decisión más acertada: Tortugas mutantes + ninjas = “No me cuentes milongas y dame acción”. Mucha acción y humor sin pretensiones, son los pilares de este film que emplea su conocida historia (la lucha del bien contra el mal en un Nueva York de lo más sombrío) como falso pilar dramático.Ya puestos, prefiero que una película de este tipo haga esta jugada a que se tome en serio la propaganda sobre el valor, los ideales, la honestidad o la venganza de la que hacen gala otros trabajos similares. Es de agradecer que Hollywood esta vez, no quiera meternos en vena todos estos tópicos, al contrario que Marvel, que en cierto modo, aún los sirve procesados en cada película.

Como curiosidad, hay una escena en la que explican por qué se llaman Teenage Mutant Ninja Turtles. Supongo que España pidió incluirla ya que no iban a traducir el título del film, porque aquí siempre serán las Tortugas Ninja.

Pregunta sin respuesta: ¿Cuándo van a decidir incluir en los títulos de crédito principales a los jefes de animación en lugar de solo a los actores? Y sirva de ejemplo este vídeo de la orfebrería que es este trabajo.

 

Lo mejor: Las secuencias de acción digitales con unos alucinantes movimientos de ¿cámara? así como el diseño del sonido. Si la veis por segunda vez, os animo a cerrar los ojos y solo escuchad, alucinaréis.

Lo peor: Cada vez que aparece Megan Fox (aquí en el papel de la intrépida reportera April O'Neil) o, peor, su amigo el cámara, Vernon Fenwick (Will Arnett). Personajes planos y sin sustancia. Que no se disfrute en el cine, es una experiencia totalmente diferente a verla en una pantalla de ordenador de 15'' o similares.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todo comentario es bienvenido siempre que sea respetuoso y tenga que ver con el post en cuestión. Por favor, escribe en minúsculas. Gracias :)