lunes, 19 de septiembre de 2016

Tú opinas: ¿A favor o en contra de Bridget Jones`s Baby?



Nos apetecía una trifulca de las buenas, un a favor y en contra de un estreno reciente. ¿Y qué mejor qué enfrentar las opiniones de dos espectadores sobre un estreno tan petardo como Bridget Jones´s Baby? Hay que reconocer que el personaje parido por Helen Fielding siempre nos ha resultado un desastre con mucho encanto; una mujer moderna que se vanagloria de su independencia pero que teme morir sola devorada por sus gatos, contenta con su soltería, pero que en el fondo sueña con desposar a su Darcy cual Lizzy Bennet se tratara. En definitiva, un personaje con sus contradicciones, inseguridades... y sus ya clásicas meteduras de pata.

Queremos saber si esta tercera entrega merece la pena o si por el contrario, está desfasada. Para saberlo, esta vez contamos en el blog con las opiniones de José Antonio Montesinos y José María López, quienes gracias a Sensacine pudieron asistir al preestreno del filme.


A favor
Por José Antonio Montesinos

La directora Sharon Maguire vuelve a contar con Renée Zellweger y Colin Firth, la pareja protagonista de El diario de Bridget Jones para esta nueva secuela, que recupera el sabor de la original tras una segunda parte soporífera.

Han pasado ya quince años desde la primera película y el público sigue creyendo y apostando por el personaje de Bridget Jones (creado por Helen Fielding) y su mundo. Quizás sea porque en su día a día destacan temas tan universales como el amor, el trabajo, la familia, la amistad, la soledad o la supervivencia en todas sus vertientes.

En esta tercera entrega, la química y el buen hacer de los actores logra traspasar la pantalla para deleite de los espectadores. Bridget ya no es una treintañera, ahora tiene cuarenta años, y se prepara para una nueva etapa en su vida. Y aunque se dice que los 40 son los nuevos 30, el personaje de Bridget ha madurado un poco… ¿o no? Pero no sólo ella sigue siendo la misma, Darcy tampoco ha cambiado, sigue siendo orgulloso, serio y ¿algo soso? Y yo me pregunto ¿por qué debemos cambiar al crecer, al ser progenitores?

En esta nueva aventura se suman un nuevo galán de turno, un correcto Patrick Dempsey (sustituyendo a Grant), y la maravillosa Emma Thompson (genial como doctora y co-autora también del guión). Con Dempsey el triángulo amoroso funciona a la perfección, los actores hacen un buen equipo y eso provoca buenos, divertidos y emotivos gags. Pero para mí la verdadera revelación es la actriz Sarah Solemani en su papel de Miranda. Este personaje y su programa de entrevistas bien podrían contar con un spin off.

Sarah Solemani a la izquierda de nuestra querida Renée
Los papeles de los amigos y padres de Bridget (interpretados de nuevo por Jim Broadbent y Gemma Jones) también son dignos de ver en este regreso. Atención porque como personajes han evolucionado. Mientras Broadbent sigue siendo un buen consejero y mentor, Jones experimenta un cambio más positivo, moderno y tolerante. Renovarse o morir.

Otro de los aciertos del filme, como el de sus precursoras, es su banda sonora. En ésta, Patrick Doyle es sustituido por Craig Armstrong como compositor y como ya es habitual está plagada de grandes éxitos de ayer y de hoy. En ella intervienen desde Ellie Goulding, Ed Sheeran (quien por cierto tiene un divertido cameo en la película), Years & Years (“King”), o The Isley Brothers ("That Lady"), entre otros muchos.

Lo mejor: Algunos gags (el festival de música, el momento de romper aguas, las entrevistas del programa de televisión, el funeral…) y diálogos (Bridget con Darcy, sus amigos sobretodo con la actriz Sally Phillips y Sarah Solemani, sus padres…) Esta secuela es más gay-friendly, moderna y tolerante. Para los que siguen creyendo en el amor y en la pareja, o para los poli-amoros.

Lo peor: gags que se repiten como en las buenas comedias y algunos fallos de raccord (de peluquería, cuerpo y cara de Renée), la falsa barriga de embarazada y el casting de los bebés. El final sobre el personaje de Hugh Grant (al más puro estilo “Terminator”).

En contra
Por José María López 

Mucho ha llovido, como se suele decir, desde que en el 2001 me acercase al cine a ver la archiconocida El Diario de Bridget Jones. Y no solo ha pasado el tiempo cinematográfico, también ha habido un cambio en mi posicionamiento con respecto al planteamiento de esta saga. Este aviso al lector es necesario para que comprendan desde dónde expongo mis sensaciones de espectador. 

Comencemos por la parte positiva. En esta nueva cinta la directora  Sharon Maguire sigue de nuevo a Helen Fielding. Es reseñable esa vuelta al espíritu tan Bridget que hace destacable a la primera cinta, y que se pierde un poco en la segunda parte de esta "trilogía". Bridget vuelve a estar sola en su cumpleaños y a partir de ahí se desencadena la "original" (sí, entrecomillado) trama. La cinta no deja de buscar ese humor trágico (yo diría que perverso por lo que esconde detrás en cuanto a valores) que consiguió arrancarme alguna que otra carcajada, aunque he de decir que de manera muy irregular. Es quizás en las situaciones cuasi surrealistas e inverosímiles dónde más me relajo, pensando quizás que este personaje es imposible que exista ( y eso me tranquiliza). 

Emma Thompson interpreta a la ginecóloga de Bridget


Como habrán podido adivinar el argumento ha dejado de hacerme gracia. Cuando consigues centrarte en él, después de intentar reconocer por momentos a la nueva  Renée Zellweger, te das cuenta de lo manido y jodidamente (perdón por la expresión) anti-moderno de su discurso. Vuelve a mostrarnos a un ser humano (en este caso del sexo femenino) que por no tener "pareja" como la entiende la sociedad occidental, está sola, que no soltera, sola. Y por ello busca de forma desesperada el amor de su vida, como ese don redentor que nos salvará de ser infelices y dará igual todo lo demás, por que todos sabemos que tener pareja es el summun de la felicidad. Ah no, perdonen, que ese es el argumento de la primera. En este caso para ser feliz además lo que necesita nuestra protagonista es ser madre, por que ya va siendo hora, la señora Jones se ha hecho mayor. Me huele todo a lo mismo, pero sin Hugh Grant (que por cierto no quiero hacer spoiler pero hay un detalle que me hace pensar que hay una cuarta entrega).  Al final, como todos saben, Bridget encontrará el amor (aunque desde mediados de la cinta se vislumbra ya quién será) y por supuesto será madre. Todo acaba genial, bien!!!!

En resumen, es una cinta plana para degustar sabiendo lo que te ofrece y siendo siempre capaz de analizar de forma crítica lo que nos vende. Te puedes reír, sí, aunque cada vez me dan más miedo esos caramelos envenenados que te endulzan de manera fugaz el paladar mientras van actuando de manera silenciosa en nuestro cuerpo y nuestra psique.

¿Y a ti qué te pareció? Esperamos tu opinión!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todo comentario es bienvenido siempre que sea respetuoso y tenga que ver con el post en cuestión. Por favor, escribe en minúsculas. Gracias :)