martes, 4 de septiembre de 2012

Joaquin Phoenix; excéntrico pero con mucho talento


Paul Thomas Anderson parece tener una varita mágica para conseguir que los actores de sus películas nos brinden buenas interpretaciones. Lanzó al estrellato a Mark Wahlberg (Boogie Nights), consiguió que no quisiéramos matar a Adam Sandler (Punch-Drunk Love), relanzó como actor dramático a Tom Cruise (Magnolia) y en la más reciente, Pozos de Ambición, Daniel Day Lewis obtuvo un merecido Oscar, aunque se le fuera un poco la mano con el histrionismo.

Ahora le ha tocado el turno a Joaquin Phoenix, intérprete principal de su última película, la aclamada The Master. Por el Festival de Venecia, donde se ha presentado a concurso, circula estos días el rumor de que Phoenix conseguirá la Copa Volpi a mejor actor. Su papel de torturado seguidor de una secta (similar a la cienciología) tampoco pasará desapercibido en la carrera hacia los Oscars. Un buen momento para repasar los papeles claves de este rebelde de Hollywood.

Comodo (Gladiator)
Aunque no era ningún desconocido (Todo por un sueño, El secreto de los Abbotts…) la carrera de este puertorriqueño dio un vuelco cuando interpretó a este emperador romano de dudosa estabilidad emocional. Ridley Scott dirigió una buena película comercial, con la que vino a resucitar el género péplum y Phoenix bordó el papel de malo de la historia. ¿Cómo olvidarnos de esa mirada de loco, del amor incestuoso hacia su hermana, y de su  enfermiza obsesión por el poder? En la memoria de todo aficionado al cine, quedará su enfrentamiento en la arena con Russel Crowe. Por este papel, fue nominado en los Globos de Oro y en los Oscars como mejor actor secundario, pero finalmente, el Oscar se lo llevó Benicio del Toro por Traffic, quien tampoco estaba nada mal.

Johnny Cash (En la cuerda floja)

Tras sus colaboraciones con Shyamalan (Señales o El bosque) encantado de trabajar con él, o su papel de periodista en Hotel Rwanda, en 2005 le llegó la oportunidad de demostrar que él podía llevar el peso de toda la función. Y llegó con su interpretación de uno de los iconos de la música norteamericana, Johnny Cash. Pese a que el director de En la cuerda floja, James Mangold, declaró que "embarcarte en una película con Joaquin es como montarte en un carrusel del que puedes salir disparado", algo que corrobora su fama de actor difícil, el hermano del inolvidable River Phoenix se ganó a la crítica y al público. Joaquin salió más que airoso a la hora de cantar con su propia voz, así como al recrear las partes más oscuras de esta leyenda del country. 

Pero en la película de James Mangold no solo brillaba él. Su partenaire en la película, Reese Witherspoon, arrasó con todos los premios ese año, Oscar a la mejor actriz incluido. Aun así, gracias a este biopic musical, Phoenix consiguió el Globo de Oro al mejor actor, además de una nominación a los Oscar como mejor actor principal.
  

¿Él mismo? ( I'm still here) 
El crítico de cine de El Periódico, Nando Salvá, afirmó al ver este falso documental: “Resulta francamente difícil adivinar si Phoenix se está riendo de nosotros o es que ha perdido la cabeza”.  Lo cierto es que el objetivo de esta producción según su director, Casey Affleck, fue lograr que la audiencia "creyera que lo que estaba ocurriendo era real". Y vaya sí lo consiguieron, porque con el experimento en cuestión engañaron hasta al mismísimo showman televisivo David Letterman.


El polémico documental sigue la transformación de Phoenix de actor a cantante de hip-hop. Y todo ello para contar la desintegración de un famoso sin que el espectador tuviera ideas preconcebidas sobre la cinta. Esta cinta demuestra de qué casta está hecho Phoenix, y su compromiso como actor. Porque como bien dice Rodrigo Arizaga (colaborador de la revista de cine Versión Original) en su análisis del filme: “el juego entre realidad y ficción llega a cotas pocas veces alcanzadas gracias a la entrega, casi kamikaze de un actor que estuvo metido en el papel durante casi dos años, comprometiendo seriamente su imagen pública y su futuro profesional

Estas tres películas han marcado la carrera de este singular actor, a quien han llegado a comparar con mitos como James Dean o Montgomery Clift. Un actor que huye de los convencionalismos, y en cuya mirada reside mucho respeto por este oficio.  Quizás por eso sea tan bueno. Es posible que The Master vuelva a proporcionarle esa fama mundial que él tanto rehuye.


4 comentarios:

  1. Probablemente sea el film más esperado de este año, PTA me vuelve loco, además Phoenix me gusta bastante. Es cierto que parece le cuesta encumbrarse en los altares del star sistem, aunque a mi, la verdad sea dicha, me importa mas bien poco.

    Saludos
    Roy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me gusta bastante Anderson, y demuestra que no hace falta sacar una película al año para estar en boca de los cinéfilos. Y Phoenix es uno de los mejores de su generación, un rebelde fuera del sistema como bien dices.
      Saludos y gracias por comentar!

      Eliminar
  2. Para mí, tanto Phoenix como Anderson son unos fenómenos, además ofrencen una filmografía muy interesante.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Emilio, coincido con tu comentario!
      Un saludo.

      Eliminar

Todo comentario es bienvenido siempre que sea respetuoso y tenga que ver con el post en cuestión. Por favor, escribe en minúsculas. Gracias :)